Los "mileniales" en el trabajo

Los días 24 y 25 de septiembre de 2018, 53 representantes de jóvenes trabajadores de 19 países diferentes se reunieron en Sofía (Bulgaria) para la Conferencia de la Plataforma EZA para Jóvenes Trabajadores en colaboración con Podkrepa, apoyado por la Unión europea.

Para empezar, los participantes se enfrentaron a una línea de investigación sobre la generación del milenio, la generación Y o los nativos digitales nacidos entre 1982 y 2000. Según esta investigación, los jóvenes de la generación del milenio son individualistas, narcisistas, menos disciplinados que los mayores y les desagradan las jerarquías. Son tolerantes, se interesan por el bien común, apoyan causas sociales y son activistas. Además, esta generación exige que los lugares de trabajo se adapten. Buscan el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, quieren crear su propia descripción de trabajo, desean un feedback inmediato y se aburren fácilmente. Los gerentes de RRHH afirman que entender, motivar y dirigir a los empleados de la generación Y es difícil para muchos gerentes de la generación X. Los jóvenes de la generación del milenio a menudo son percibidos como trabajadores que cambian frecuentemente de trabajo, pero tienen un deseo de estabilidad. Por lo tanto, el abandono del empleo podría explicarse por el hecho de que los lugares de trabajo no se ajustan a sus expectativas. Andreaa Mitan, de la Universidad de Bucarest, concluyó que las organizaciones deben entender que necesitan invertir más en el internado y en la gestión diaria de esta generación. Las organizaciones necesitan invertir para adaptar el perfil de la persona al entorno cultural del lugar de trabajo y ofrecer herramientas válidas de autoevaluación. Durante el debate, se preguntó si las razones financieras también podían explicar la búsqueda de empleo.

En una sesión de World Café, los participantes recogieron experiencias, buenas prácticas y lecciones aprendidas sobre cómo los representantes de los trabajadores pueden llegar a los jóvenes de la generación del milenio. El primer consejo fue estar presente en los medios sociales con acciones interesantes y atractivas e interactuar con los jóvenes. Las campañas de medios sociales deben desarrollarse de tal manera que no solo reciban likes, sino que la gente también se comprometa como miembro.  Además, los representantes de los trabajadores deben ir allí donde los jóvenes se encuentran en el mundo fuera de línea: en los consejos de la juventud a nivel local y nacional, y hacerlos participar en una fase temprana en las escuelas y las universidades. Por ejemplo, en Dinamarca, es posible afiliarse a un sindicato a partir de los 13 años. Otras organizaciones también ofrecieron una cuota reducida o beneficios adicionales para los jóvenes. Un tercer consejo fue crear un sentimiento de grupo, un sentimiento de pertenencia. Esto se puede hacer a través de competiciones deportivas, eventos callejeros, una escuela de verano sindical, etc. Por último, pero no por ello menos importante, se acordó que los sindicatos deben involucrar e invertir en los jóvenes y diversificar sus esfuerzos hacia grupos de jóvenes diferentes. Las organizaciones de trabajadores no deben tratar de dirigirse a los jóvenes «para tener miembros jóvenes», sino también darles un lugar en la organización. Es importante que las organizaciones de trabajadores mejoren su imagen de la vieja escuela y eduquen a los jóvenes en los valores y el activismo sindical. Es un trabajo largo para enseñar a los jóvenes las bases del sindicalismo: que negociar por sí mismos desafía la solidaridad y que tener una buena relación con tu jefe no te ofrece necesariamente las mejores condiciones de trabajo. Esto es particularmente importante en las multinacionales de Europa Central y Oriental, donde los empleadores son más hostiles a los sindicatos. Los participantes también debatieron sobre los retos que se derivan del hecho de que su organización no es la única organización de trabajadores.

Las conclusiones del World Café fueron confirmadas por un proyecto europeo de investigación sobre la capacitación de los jóvenes trabajadores en las industrias del metal, la fabricación, el transporte, la alimentación, los servicios, la construcción y la madera. Ida Ricci (Filca-Cisl), que presentó la investigación, confirmó que cualquier estrategia para involucrar a los jóvenes debe centrarse en 1.º Organización y contratación de personal 2.º Comunicación y 3.º Representación de la juventud. La representación de los jóvenes significa proporcionar una persona de referencia, permitir que los jóvenes activistas sindicales sean visibles en primera línea para promover actividades, permitir la participación en los procesos de toma de decisiones y la oportunidad de asumir responsabilidades.  Denis Strieder, secretario de juventud de FCG (Fracción de sindicatos cristianos de la confederación sindical austriaca) es una persona de referencia y reflexionó sobre la representación de los jóvenes junto con Diomides Diomidous (DEOK, miembro de la junta directiva de EZA). Denis confirmó que su organización necesitaría reclutar 3000 nuevos miembros cada año para mantener su nivel actual de membresía.

Durante un ejercicio de simulación, los participantes desarrollaron habilidades para permitir la representación de los jóvenes en su propia organización. Se dividieron en dos grupos: un grupo de sindicatos jóvenes y los miembros del consejo ejecutivo. Se llevaron a cabo dos rondas de negociación en las que los jóvenes abogaron en primer lugar por el 50 % de los miembros jóvenes del consejo ejecutivo. Al final, ambas partes acordaron conceder un escaño a un representante de la juventud después de las próximas elecciones y decidieron crear una subcomisión temporal para que los jóvenes pudieran aportar su contribución. A través de este ejercicio, los participantes aprendieron a desarrollar argumentos para abogar por la representación de los jóvenes y aprendieron a entender y anticipar los argumentos de la generación mayor.

Al final del segundo día, se invitó a los participantes a poner en práctica lo que habían aprendido y se les pidió que desarrollaran una campaña.  En menos de una hora se hizo un video, se creó una historia de Instagram y se desarrolló una idea para un flash mob. También fueron muy bien recibidas por los participantes otras ideas, como trabajar con bocetos, informar de los resultados de los sindicatos y recopilar historias de jóvenes sobre por qué se afiliaron a un sindicato.

 

 

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Proyecto especial de EZA para las organizaciones de trabajadores en los Balcanes Occidentales