EZA MAGAZINE

El trabajo migratorio en Europa - un reto particular para el trabajo decente en sectores seleccionados

El porcentaje de trabajadores migrantes dentro de las estructuras laborales crece continuamente en Europa. Entretanto, los trabajadores migrantes se han convertido en un componente importante en el entorno asistencial en Europa Occidental. La industria cárnica en Alemania ha recibido críticas negativas, denominando a sus condiciones laborales como “esclavitud moderna”. Independientemente del sector y del país de envío, las condiciones laborales van frecuentemente de malas a catastróficas.

En el marco del grupo de trabajo “El trabajo migratorio en Europa - un reto particular para el trabajo decente en sectores seleccionados”, se reunieron en Herzogenrath (Alemania) entre el 11 y el 14 de marzo de 2019, 29 participantes procedentes de Ucrania, Lituania, Estonia, Alemania, Portugal, España, Alemania, los Países Bajos, y Bulgaria para intercambiar información sobre el estado actual de los trabajadores migrantes en la Unión Europea. Las iniciativas invitadas presentaron sus trabajos sobre el tema, intercambiaron experiencias y desarrollaron el diálogo con iniciativas y sindicatos de los países de origen. Los participantes procedían de sindicatos e instituciones católicas del movimiento de trabajadores. El grupo de trabajo se celebró con el apoyo de EZA y de la Unión Europea.

Aspectos más importantes

La llamada migración laboral se produce desde países del Este de la UE como Bulgaria, Polonia y Rumanía. Las agencias de contratación con prácticas parcialmente delictivas, contratan a personas con promesas falsas con rumbo a Alemania y a otros países de la UE Occidental.

A menudo, los trabajadores migrantes carecen de información sobre las relaciones sociales, económicas y culturales en los países de destino y de acogida de los trabajadores.

Los políticos nacionales y europeos no se interesan en este asunto, ya que se trata de ciudadanos de la UE que pueden elegir libremente su puesto de trabajo dentro de la UE. Existen trabajadores migrantes legales e ilegales y los empresarios supervisan mal los puestos de trabajo en relación con los abusos o no los supervisan en absoluto.

Importancia de este seminario justo ahora

En la actualidad hay cerca de 3 millones de trabajadores migrantes en Alemania. En este sentido no es significativo si cuentan con seguridad social obligatoria o si están contratados de forma ilegal.

El tema no importa ni a la opinión pública ni a los políticos nacionales y europeos y siempre que las condiciones de ingresos, laborales y económicas sigan siendo claramente peores en el Este de la UE que en el Oeste, seguirán existiendo trabajadores migrantes que deben vivir en la llamada “esclavitud laboral y salarial moderna”. Sin embargo, todos los ciudadanos de la UE tienen libertad de elegir el puesto de trabajo en la UE y los mismos derechos incluyendo los derechos personales y la dignidad. Es importante que el tema sea más público para mitigar o evitar esta “esclavitud moderna”.

Ámbitos temáticos objeto de discusión

Se presentaron las relaciones laborales indignas para las personas en la industria cárnica en Alemania. También fueron importantes los sectores de la industria de la construcción, del ámbito asistencial privado, de la agricultura y del sector de prestación de servicios en la gastronomía en hoteles de lujo.

El prelado Peter Kossen (obispo de Münster) informó de la llamada “mafia de la carne” alemana. Predominan las estructuras mafiosas en el trato con trabajadores migrantes de Europa del Este. Gracias a su trabajo se ganan millones de euros con su intermediación y su explotación. Los trabajadores afectados ganan bastante menos que el salario mínimo alemán, viven en lugares deteriorados, no tienen derecho a ser atendidos en caso de enfermedad y no se pueden informar sobre sus derechos ya que no dominan el idioma y tienen miedo. Son utilizados, explotados y expulsados cuando dejan de ser rentables.

La Dra. Hildegard Hagemann de Justitia et Pax en Berlín se refirió en conjunto a la postura de la DGB sobre la política de movilidad europea. Informó que las repercusiones sociales del trabajador migrante/de la migración laboral a nivel europeo todavía no se han investigado suficientemente. Cerca del 50% de todas las relaciones laborales a nivel mundial son informales. La movilidad es una palabra clave en el mundo laboral global. Los trabajadores migrantes trabajan en la agricultura, en los servicios domésticos y en la industria alimenticia para que los costes de producción y servicios sigan siendo reducidos. En total, la migración laboral en Alemania sigue una tendencia creciente con 3,5 millones de personas.

La Unión Europea lo tiene muy difícil con la regulación legal de la migración laboral. Sin embargo, existen directivas como la convención de la UE sobre empleados domésticos, el Programa de Estocolmo o la convención de trabajadores migrantes de NU, aunque no están ratificadas por muchos países. Al mismo tiempo, solo existe una protección insuficiente para los trabajadores migrantes, para sus familias y falta sensibilidad sobre las repercusiones de una migración laboral reforzada en los países de origen.

Informes nacionales

Veselin Mitov (Podkrepa, Bulgaria) informó que cerca de 2 millones de personas en Bulgaria trabajan en malas condiciones en los países occidentales de la UE, ya que el salario medio en Bulgaria es de 300 euros aproximadamente. Bulgaria tiene cerca de 9 millones de habitantes y cada vez hay más personas que quieren abandonar el país. Se pierden trabajadores cualificados y conocimientos. La situación en Bulgaria es mala. Se gestionan mal el estado y la economía, y las relaciones culturales, formativas y sociales están por debajo de la media.

Eero Mikenberg (ETÖK, Estonia) comentó que la migración laboral en su país se contempla de forma más bien positiva. Por ejemplo, la gente trabaja en Finlandia ya que los salarios allí son mucho mayores y las condiciones laborales son buenas. En Finlandia no existe ningún sector peor remunerado. Finlandia necesita cerca de 20.000 trabajadores migrantes en los próximos 5 años. En cualquier caso, los salarios han crecido de media de 1.000 € en 2016 a 1.400 € en 2018. La tasa de inflación se reduce (4 % actualmente), y desde hace algún tiempo la economía crece. Los estonios están regresando a su país.

Informes de experiencias, ejemplos de iniciativas que se ocupan de los trabajadores migrantes y consecuencias para el trabajo diario

La hermana Svitlana Matsiuk, misionera del Verbo Divino (SDV) y el diácono Johannes Eschweiler del Obispado de Aquisgrán informaron sobre su apoyo y acompañamiento a los trabajadores migrantes en los llamados “Live ins” en Heinsberg y en su entorno. Los migrantes laborales proceden fundamentalmente de Bulgaria, Polonia y Ucrania. Trabajan sobre todo en domicilios privados como asistentes, en la agricultura y en la construcción. No existen contratos de trabajo adecuados ni una comunicación adecuado. En el marco del apoyo, se toma contacto con los trabajadores migrantes y se crean círculos de debate con encuentros e intercambios. Además, se realiza un acompañamiento espiritual y personal, así como el apoyo en cuestiones laborales y de derecho social. Todo esto se acompaña con la difusión pública, el trabajo político y los cursos de idiomas.

Rosi Becker y Heinz Backes presentaron la red de autoayuda “Respeto” del Obispado de Aquisgrán y del Movimiento de Trabajadores Católicos (KAB). Desde 2017 la red organiza a cerca de 80 profesores para que se pongan en contacto, y también asisten a cursos de alemán para mejorar su comunicación en Alemania. Frecuentemente los trabajadores migrantes no tienen formación y se les forma por ejemplo en el ámbito asistencial.

Maria Reina Martin presentó la Plataforma Internacional para la Cooperación y Migración (IPCM) que persigue como objetivo principal el fomento de las acciones solidarias en relación con la colaboración internacional para el desarrollo y la migración, contribuyendo a la eliminación del hambre, la pobreza, la enfermedad y el analfabetismo.

Catalina Guía presentó la asociación Trabajo y vida DGB/VHS NRW e.V. de Düsseldorf que asesora y apoya a trabajadores de Europa del Este y Europa Central en cuestiones de derecho laboral y social, contribuyendo a la creación de una red de estructuras para la información, el asesoramiento y el acompañamiento, y ofreciendo ayuda para la implantación de condiciones laborales justas. Es obligatoria la transferencia de conocimientos con sindicatos y la población.

Justyna Oblacewicz presentó “Fair Mobility” de la DGB Berlín que asesora a empleados de los países de Europa del Este y Europa Central en el mercado laboral alemán, contribuyendo a la implantación de salarios dignos y de condiciones laborales dignas. El proyecto colabora junto con la Confederación Sindical Europea y la Asociación Sindical Interregional.

Resultados / conclusiones más importantes

La migración laboral se produce sobre todo por la pobreza y tiene consecuencias graves: los niños crecen en parte sin padres (los llamados Eurosabios). Las familias se destruyen. Los trabajadores y sus conocimientos emigran con lo que el desarrollo económico, cultural y social en los países de origen cada vez es peor. La “esclavitud moderna” también es una consecuencia del capitalismo neoliberal. Las mismas relaciones vitales y laborales en todos los países de la UE evitan los migrantes laborales y la esclavitud salarial. El tema no se percibe por la opinión pública y por los políticos. Los sindicatos y las organizaciones eclesiásticas son “demasiado amables”.

A menudo los trabajadores migrantes en Alemania implican trabajo ilegal. Existen contratos laborales precarios o falsos autónomos. Los sectores más afectados son la industria cárnica, los hoteles de lujo, la construcción, los hogares domésticos (asistencia y cuidado de personas mayores y enfermas) y la agricultura (trabajadores temporales). Frecuentemente, los trabajadores migrantes trabajan a destajo, no pueden reclamar sus derechos, no se les abonan las horas extraordinarias, por lo que el salario por hora se encuentra a menudo bastante por debajo del salario mínimo legal.

Demandas más importantes

Los sindicatos se deben modernizar para llegar a las personas con estas situaciones laborales. Las nuevas formas de comunicación como por ejemplo las plataformas web, deben mejorar la comunicación con los trabajadores migrantes. También es importante la colaboración con organizaciones sin ánimo de lucro. Las personas deben ser reforzadas gracias al apoyo para que puedan demandar conjuntamente sus derechos. La iglesia católica debe plantear este problema de forma interna y externa. Las autoridades supervisoras, como por ejemplo la aduana, deben supervisar la existencia de puestos de trabajo sostenibles y se debe sancionar a las empresas delictivas. Es necesario llamar la atención sobre los políticos nacionales y europeos con campañas conjuntas públicas. Los numerosos pequeños y medianos proyectos y oficinas de asesoramiento regionales deben ser apoyadas mejor desde el punto de vista financiero y logístico.

Decisión

Los organizadores y los participantes en el evento decidieron de forma conjunta que debido a los numerosos proyectos y oficinas de asesoramiento regionales e internacionales de sindicatos, iglesias y organizaciones libres, tiene sentido solicitar un proyecto de “Apoyo y creación de redes y refuerzo de capacidades para el trabajo transnacional así como para el fomento de ideas, métodos y prácticas” a la Comisión Europea (en el marco del programa Erasmus) para interconectar mejor las iniciativas presentadas en este evento y otras muchas, así como para intercambiar experiencias, fomentar la colaboración, desarrollar métodos de trabajo para el día a día y presentar los resultados a la opinión pública, a la sociedad y a los políticos.