El Mundo Laboral 2020 – recomendaciones para la acción para la promoción de la salud preventiva para trabajadores de todas las edades en las empresas

Dentro del mundo laboral actual y también en la siguiente fase de creciente digitalización, además de los factores individuales sobre todo los relacionados con el puesto de trabajo provocan sobrecargas y los síntomas de estrés vegetativo asociados, que cada vez más acaban en síntomas de Burn-Out y como consecuencia graves enfermedades.

En nuestro seminario sobre el tema “El Mundo Laboral 2020 – recomendaciones para la acción para la promoción de la salud preventiva para trabajadores de todas las edades en las empresas”, celebrado del 20 al 22 de septiembre de 2017 en Tallinn (Estonia), se dieron cita 22 participantes y 3 ponentes principales procedentes de Estonia, Bélgica, Alemania, Francia, Luxemburgo y Portugal, y plantearon impulsos y conceptos para elaborar recomendaciones de actuación para el diálogo social.

En la vida económica hace mucho tiempo que han llegado la digitalización, la denominada Industria 4.0 y el llamado Internet de las Cosas. Actualmente se están produciendo grandes reestructuraciones en la empresa para poder adaptarse a estos cambios. En Europa y en todo el mundo. Al mismo tiempo, el panorama está marcado por la digitalización ha llegado a la vida privada. World-Wide-Web, plataformas digitales para compra y venta, gestiones, correspondencias y el uso generalizado de teléfonos inteligente. También parece que se ha aceptado. Solo está libre el inicio. Durante los próximos 20 años la sociedad de la información actual se ha convertido en una mera sociedad digital, y puede penetrar en la vida privada. E-residency, e-governance, e-tax, e-medicine, e-learning, e-parliament, e-working, e-currency, cloud-systems son solo algunas de las palabras de esta nueva era. Se trata también de un cambio de paradigma.

En la actualidad las personas tienen que trabajar de forma cada vez más disponible y flexible. A través de las posibilidades digitales utilizadas apenas se puede separar el mundo laboral del mundo privado. Para los interlocutores sociales, las diferentes organizaciones de trabajadores de todos los ámbitos de la vida social han llegado un momento en el que es necesario lograr una concienciación, también para uno mismo, que considere este cambio de paradigmas. A través de nuevos conceptos, ideas, estrategias que determinan la promoción de la salud prioritaria en el puesto de trabajo para todos los trabajadores como un punto fuerte para el diálogo social. La digitalización del mundo laboral también ofrece la oportunidad de replantear el trabajo y la salud completamente.

En su ponencia, Imre Mürk (Universidad Técnica de Tallinn) presentó el futuro del mundo laboral 2020. El mundo laboral digital es ya la realidad e influye más allá del puesto de trabajo afectado a la vida privada y social de las personas. Los nuevos riesgos surgen debido a nuevos puestos de trabajo y ámbitos profesionales. Por ejemplo, la nanotecnología, la Industria 4.0, la economía digital, la robótica, nuevas trayectorias profesionales y las estructuras laborales y organizaciones adaptadas a la misma. Estonia es un buen ejemplo de la digitalización privada y social. Aquí se puede elegir electrónicamente el Parlamento y el Gobierno y además se pueden solucionar a través de Internet o del teléfono inteligente pagos, gestiones, declaraciones fiscales y llamar y pagar a un taxi. La constitución estonia refleja el derecho a la digitalización. De esta forma, apenas se puede separar el mundo laboral, la coexistencia social y la vida privada. También se responden correos electrónicos profesionales por ejemplo después de finalizar un trabajo o se coloca el puesto de trabajo en salas privadas para trabajar desde allí digitalmente.

Crece la presión sobre los trabajadores, ya que al empresario le da igual donde se trabaja dentro de un mundo digital. Su máxima es: El trabajo debe ser realizado. Sin embargo, la digitalización es una realidad parcial en las modernas industrias, como la industria automovilística, alimentaria o aeronáutica, así como en muchas empresas de servicios y de medios de comunicación.

En su ponencia, Dr. Karin Pärnpuu (Jefe Médico del Tallink Gruppe AG Tallinn) comentó los aspectos sanitarios de la digitalización en el mundo laboral 2020.

En Estonia dos de cada diez pacientes declaran tener depresiones. El resto niega que exista una relación entre sus dolores físicos y psicológicos con una eventual depresión. En Estonia es tabú hablar y aceptar las enfermedades también las psicológicas. Se prevé incluir en las leyes correspondientes los factores de riesgo psicológicos en el puesto de trabajo. Sin embargo, no será tan fácil demostrar enfermedades psicosociales a través del trabajo. Con ello Estonia se sitúa al comienzo.

En Estonia el teletrabajo también es un factor. La gente trabaja digitalmente desde casa. Solos y a su ritmo. Se imparte tareas y deben ser resueltas. Puesto que el ser humano no es un lobo solitario surge estrés de estas situaciones. Cuando falta el contacto cara a cara con los compañeros también falta el apoyo por su parte. Esto es lo que falta en el solitario trabajo digital. Si el estrés se añade a la insatisfacción sobre el puesto de trabajo esto puede provocar enfermedades a la larga.

Debido a la digitalización no es casi posible hablar sobre problemas en el puesto de trabajo con el empresario. Este quizá está en Estonia y el empleado en España en su puesto de trabajo digital. Por lo tanto, solo queda el camino hacia el médico con sus múltiples posibilidades de terapia. Pero esto también lo tiene que querer la persona solitaria afectada.

Por supuesto, el equilibrio entre vida y trabajo es especialmente importante. A él corresponde también la forma de alimentarse de las personas que puede verse afectada negativamente por el estrés. Los alimentos incorrectos producidos en su mayoría de forma industrial provocan sobrepeso con muchas enfermedades derivadas. Un recurso eficaz en contra es la salutogénesis. Los conceptos clave aquí son el deporte, los buenos alimentos, el entorno social amigable, una forma de vivir saludable.

En su ponencia, el Dr. Manfred Böhm (Pastoral de trabajadores/parroquia de Bamberg) presentó el poder de los algoritmos – cuál es el lugar del ser humano. Mostró aspectos ético-sociales en el diálogo social e impulsos para sindicatos, comités de empresa y representantes cristianos de trabajadores.

En la digitalización no se trata de una fábrica completamente automática sino de una cadena de creación de valor con capacidad propia de pensar y de organizarse. El procedimiento y los procesos laborales se transmiten a un sistema. Esto es un cambio de paradigma.

También es importante considerar este planteamiento desde el lado humano. La humanización del mundo laboral también será muy importante en el futuro. Por supuesto también hay humanización dentro de la digitalización, pero esto no viene por sí solo. Si no se hace nada se perfeccionarán los puestos de trabajo más humanos y el grado de explotación y de autoexplotación.

Dentro de esta nueva interacción hombre-máquina, la persona no puede ser un asistente de la máquina. Ya que estas nuevas “máquina” se optimizan por si mismas y trabajan en tiempo real sin la intervención del hombre y solo en base a algoritmos.

Los grandes desafíos para los sindicatos son los siguientes hechos:

  1. Cada vez se convierten más contratos laborales indefinidos en contratos a tiempo parcial con jornadas laborales flexible. Esto se conoce como contratación a la carta (Hiring on demand).
  2. La creciente productividad reduce el volumen total de trabajo remunerado.
  3. La división del trabajo, la reducción de la jornada laboral, para evitar un creciente desempleo.

Como consecuencia de la digitalización global del mundo laboral y privado es importante mantener el derecho a la privacidad y a la autodeterminación en los procesos automatizados. Existe un principio dentro de la doctrina social de la iglesia: el trabajo y la dignidad del trabajo son más importantes que el capital, y el trabajo es para las personas.

Las posibilidades digitales y tecnológicas fascinan tanto a las personas que son capaces de involucrar su tiempo libre en este sistema con la promesa y la necesidad de ser autorresponsables por su propia salud y el equilibrio entre vida privada y laboral y para el equilibrio correcto entre trabajo y descanso, entre ocio y actividad laboral: el llamado self care. De esta forma el trabajo adopta una carga positiva. Hoy en día ya se puede reconocer que la propensión del ocio incrementa la autoexplotación.  

Sin embargo, nunca se plantea la pregunta de si esta autoexplotación surge por la creencia errónea de querer materializarse de esta forma. Los seguros médicos también lo dicen: la exposición voluntaria a riesgos interesada por eventos de éxito, me materializo y optimizo hasta la muerte.

Una nueva palabra mágica es resiliencia. Reforzar la insensibilidad, reforzar la resistencia individual contra esta exposición voluntaria a riesgos. Aunque de esto también se puede abusar. En las fábricas de pensamiento económico se imparten actualmente conceptos que persiguen incrementar la resistencia de la gente a través de la resiliencia humana y de las condiciones del capitalismo neoliberal.

El grupo estonio informa sobre el estado de la cuestión en Estonia donde se está trabajando mucho, quizá demasiado. Hay mucha gente con varios trabajos y todos quieren tener éxito. Los que no lo tienen se quedan aislados de los amigos de la sociedad. Esto ejerce mucha presión sobre las personas y asumen todo tipo de riesgos incluyendo la depresión.

Los sindicatos estonios han reconocido la conexión entre el puesto de trabajo y la depresión, aunque debido a que esta no se reconoce como enfermedad laboral, se ha reducido un poco la atención sobre este tema. Se ven más bien como luchadores por salarios más elevados y por menores jornadas laborales. Sin embargo, poco a poco reconocen que los problemas psicológicos en el puesto de trabajo son un problema.

El grupo belga informa que durante los últimos 12 años se han triplicado las enfermedades a largo plazo con burnout. Desde 2007 existe una legislación anti-acoso laboral en Bélgica que contempla el burnout. En 2014 se reelaboró la legislación con ayuda de los sindicatos. Desde entonces se da todavía más importancia a la prevención del burnout. Los empresarios están más obligados a desarrollar estrategias y procedimientos para poder abordar mejor este tema dentro de las empresas y para poder realizar análisis de riesgos sobre el tema. La consecuencia son cuestionarios especiales para médicos del trabajo y controles más fuertes.

El grupo alemán informa sobre el estado de la cuestión en Alemania. Las mayores jornadas laborales sin remuneración y las mayores tasas de enfermedad obligan a enfrentarse al tema de las enfermedades psicológicas en el trabajo. Los políticos se han preocupado durante los últimos años de adaptar la infraestructura digital en Alemania a nivel mundial. Sin embargo, no se trata de medidas sanitarias preventivas en puestos de trabajo digitales. Cerca de 12 millones de personas están amenazados en Alemania por enfermedades psicológicas. Durante los últimos 10 años se han incrementado los permisos por enfermedad en un 50%. Los sindicatos cada vez plantean más preguntas en las empresas para investigar sobre las cargas psicosociales. En Alemania hay diferentes sectores que se ocupan de los efectos de la digitalización y se preparan consecuentemente ante ellos. Sin embargo, el cambio de paradigma no se ha producido realmente entre los interlocutores sociales.

En sus grupos de trabajo tres grupos (estonio, francés, alemán) tuvieron como tarea discutir la temática y elaborar recomendaciones de actuación.

Resultados del grupo de trabajo

El grupo estonio

El problema es el de redefinir la digitalización, justo cuando las posibilidades técnicas son más fascinantes y se desplazan las sombras que genera. ¡Concienciar! Hasta el momento no se ha considerado que la persona debe ser lo más importante. Por ello, los trabajadores y los empresarios deben discutir conjuntamente como apoyar la digitalización y la robótica de las personas sin sustituirla o explotarla como si fuera un mecanismo más del sistema o inhabilitarla y destruir la dignidad del trabajo humano. Se debe poner de manifiesto que la máquina solo es una herramienta y que la persona es lo más importante, aunque a menudo se diga lo contrario.

El grupo francófono

Se pierden puestos de trabajo. Se modifica el ritmo de trabajo, aunque se incrementa la productividad. Por eso, se debe reducir la jornada laboral. En las empresas se puede fomentar el llamado pequeño trabajo a tiempo completo a través de las negociaciones colectivas, así como la compensación de la intensidad alcanzada y de los beneficios de la digitalización en favor de los trabajadores. Sin embargo, también hay que concienciar de que la voluntariedad a menudo privada conduce a la autoexplotación en el ámbito privado dentro del trabajo digital.

El grupo alemán

Los sindicatos y comités de empresa deben realizar más encuestas en las empresas. Percibimos el mundo digital y el puesto de trabajo de los trabajadores y cómo están organizados. Se necesita información significativa. Lo sindicatos y comités de empresa deben ocuparse más del tema del mundo laboral digitalizado. Es importante adquirir la competencia social en el mundo digital y desacoplar la jornada laboral del ocio. Debido a la modificación de las actividades en ámbitos altamente cualificados, ben pagados y mal cualificados y pagados, se puede producir una división de la sociedad.

Perspectiva

Para el organizador del seminario se ha llegado a la conclusión de que la digitalización del mundo laboral también ofrece oportunidades de crear estructuras de trabajo nuevas, seguras y saludables y una nueva convivencia social. En este contexto, se tienen que reconocer y evitar los peligros en este cambio de paradigma.

“Nosotros como agentes de sindicatos, organizaciones de trabajadores, instituciones formativas mundiales y cristianas, del movimiento de trabajadores, de los organizadores y de la parroquia somos parte de la solución”, para la prevención sanitaria de todos los trabajadores de todas las edades en una empresa”. Esta conclusión ayuda a desarrollar nuevas vías y modelos para la promoción de la salud y convertirla en un punto realmente importante dentro de los conceptos de las negociaciones colectivas, por ejemplo.

Otra conclusión importante: la digitalización en el mundo laboral como cambio de paradigma se considera una oportunidad para poder desarrollar nuevas condiciones laborales y medidas preventivas de protección de la salud. En cualquier caso, esto se tiene que producir ya. También en los corazones, en el pensamiento y en las acciones de las personas con responsabilidad en los colaboradores sociales y en el diálogo social, así como en los trabajadores que todavía contemplan parcialmente estos procesos con escepticismo y lo rechazan.

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania