EZA MAGAZINE

La responsabilidad social de las empresas en la cadena europea de suministro/producción del textil y confección

El 27 y el 28 de septiembre de 2017 se celebró en Elewijt (Bélgica) el seminario sobre “La responsabilidad social de las empresas en la cadena europea de suministro/producción del textil y confección” organizado por Recht en Plicht, con el apoyo de EZA y de la Unión Europea. En el seminario participaron activamente 63 representantes de 15 organizaciones sindicales diferentes del sector textil, de la ropa, el cuero y el calzado.

Jan Callaert, Secretario General ACV-CSC METEA, ofreció una introducción general sobre el tema e insistió en la importancia de un diálogo social bien organizado dentro de toda la cadena productiva, incluyendo Europa.

Cuando hablamos sobre la cadena de suministro a menudo nos vienen a la cabeza las marcas principales que producen en Asia donde los trabajadores del sector textil trabajan en malas condiciones y reciben salarios bajos (Bangladesh, Camboya, China, India, Indonesia, Malasia, Sri Lanka, …). Frecuentemente vemos imágenes en los medios de comunicación de edificios que se derrumban o que se queman provocando muchas víctimas. En concreto pensamos en el Rana Plaza de Bangladesh, entre otros. Como sindicatos y organizaciones no gubernamentales, nuestros proyectos pretenden mejorar los salarios y las condiciones laborales de millones de trabajadores de la industria textil y de la ropa en Asia.

Sin embargo, el problema no se limita a Asia. En Europa, también existen marcas como Hugo Boss, Adidas, Zara, H&M o Benetton que intentan producir al menor coste posible. Esto significa ahorrar costes productivos como los salarios y las condiciones de trabajo. En muchos casos producir en Asia se está convirtiendo en algo demasiado caro, por lo que estas marcas vuelven a países como Albania, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, la República Checa, Georgia, Macedonia, Moldavia, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Turquía y Ucrania. A menudo el salario que se paga en la actualidad solo representa una parte del salario digno en estos países.

También hay mucho que decir sobre las largas jornadas laborales y sobre las condiciones laborales, por no mencionar la seguridad. A lo largo de este seminario esperamos aprender de situaciones concretas en sus diferentes países. A menudo se señala el consumidor. La excusa es que el consumidor no quiere pagar un precio mayor por los productos fabricados con un salario y con condiciones laborales dignas. Esto es completamente falso. De hecho, los beneficios revierten sobre todo en las marcas y en el comercio.

Se ha hecho mucho en Europa Occidental donde se han establecido centros de decisión. Ahora tenemos que aprovechar cualquier oportunidad para apoyar a nuestros compañeros no solo en Asia, sino también en Europa del Este y en Turquía. De aquí la idea de organizar un seminario EZA sobre este tema.

Luc Triangle, Secretario General IndustriAll Europe, ofreció una visión general sobre las actividades dirigidas por IndustriAll dentro del diálogo social europeo en el sector textil, de ropa, cuero y calzado. Pese al hecho de que han desaparecido 4 millones de puestos de trabajo en el sector textil europeo durante los últimos 4 años, este sector todavía constituye la columna vertebral de la industria europea, especialmente debido a que el sector textil está relacionado con la energía y el comercio. Dentro del diálogo social seguimos centrándonos en las negociaciones de convenios colectivos y nos oponemos fuertemente a la tendencia liberal a limitar el diálogo social a nivel empresarial o individual. Para nosotros es esencial desarrollar una red europea para que los sindicatos y las organizaciones con inspiración social intercambien sus puntos de vista y experiencias. Durante los próximos años, IndustriAll seguirá desarrollando su “poder sindical” mediante la estructuración y organización de las diferentes organizaciones textiles y atrayendo a miembros.

Luc también explico el objetivo del proyecto europeo de IndustriAll que es el de iniciar el diálogo social en las cadenas productiva textiles y de ropa europeas. Este proyecto está compuesto por 3 fases diferentes.

En primer lugar, un mapeo de las diferentes cadenas productivas en Europa en colaboración con la Campaña Ropa Justa. No solo es importante mapear las cadenas productivas sino también las marcas dado que la clave está en sus manos. En segundo lugar, los sindicatos y las organizaciones no gubernamentales se reunirán, los sindicatos como negociadores y las organizaciones no gubernamentales como puntas de lanza de campaña. Ambas perspectivas son importantes dentro del diálogo social. En tercer lugar, se desarrollará una estrategia para incrementar los salarios y mejorar las condiciones laborales de todos los trabajadores de la cadena productiva. Nuestro éxito no solo depende de Bruselas o de Ginebra sino más bien de una colaboración estrecha con todos los interlocutores afectados.

Jyrki Rayna, ex-Secretario General del sindicato IndustriAll Global, esbozó los problemas en las cadenas productivas textiles y de ropa en Europa. Aparentemente, la situación en Europa es igual de grave que en los países asiáticos con sueldos reducidos. Incluso nos hemos dado cuenta de que existe un desplazamiento de las cadenas productivas desde Asia hacia Europa. Estas son las principales observaciones:

  • Una tasa reducida de sindicalización, inferior al 10%
  • Bajos salarios y largas jornadas laborales
  • Prácticamente sin convenios colectivos
  • Una gran proporción en manos del sector informal
  • Los sindicatos no tienen recursos/medios suficientes para resistir
  • Los sindicatos no están bien organizados, están desestructurados y no tienen una estrategia
  • Presencia de organizaciones no gubernamentales para hacer campaña

Además de las observaciones de Jyrki, todos los participantes tuvieron una oportunidad para presentar y comentar la situación en su país. Estas son las ideas principales:

  • En el sector textil y de la ropa europeos, los salarios son por lo general inferiores a los salarios mínimos lo que provoca pobreza. En especial, los trabajadores no cualificados reciben salarios reducidos.
  • El diálogo social es difícil sobre todo porque no existen federaciones empresariales. Cuando se celebran los convenios colectivos, luego no se aplican a menudo.
  • El sector textil y de la ropa se enfrenta a un problema enorme en lo relacionado con su imagen. Los jóvenes trabajadores abandonan el sector y su país para obtener mejores salarios en cualquier sitio de Europa.
  • Existe una falta de formación digna.
  • En muchos países se ha recortado la legislación laboral en perjuicio de los trabajadores y de los sindicatos.
  • Problema de la tasa de sindicalización. Los trabajadores tienen miedo de perder su puesto de trabajo si se convierten en miembros de un sindicato.
  • Creciente número de contratos precarios.
  • Importancia de la solidaridad entre trabajadores y comités de empresa europeos.
  • En cualquier caso, existen ejemplos positivos en Polonia y en Eslovenia donde intentan trabajan con sus propias marcas.

Se presentaron 4 casos de estudio:

  • Jessie Van Couwenberghe, CSC international, explicó en qué consiste la campaña “Ropa de deporte limpia”. Se pide al consumidor que solo compre ropa que ha sido producida en condiciones socialmente aceptables.
  • Bettina Musiolek, coordinadora SKC en Europa del Este y del Sur, comentó los 2 informes sobre “Pagar un salario digno”. También explicó lo que significa un salario digno. Para definir un salario digno explicó que se tiene en cuenta el precio de la comida, el alquiler, la vivienda, la asistencia médica, la educación, la ropa, la movilidad y los ahorros.
  • También dentro del diálogo social a nivel empresarial, se ofreció atención especial a los salarios y a las condiciones laborales de las plantas de producción en Europa del Este y del Sur. Esto fue demostrado claramente por los interlocutores sociales de Van De Velde, una empresa de ropa interior femenina. La empresa produce en Bélgica, China, Hungría y Túnez. El CEO, Herman Van De Velde, el secretario sindical, Carl De Clercq y el activista empresarial, Kenneth Famelaer, ilustraron este caso de forma clara.
  • Por último, Jacob Plat, un ejecutivo del sindicato textil holandés FNV, ofreció una presentación sobre el acuerdo “Ropa y textiles sostenibles” al que han llegado los interlocutores sociales y los políticos.

Tras intensas discusiones entre los participantes se formularon las siguientes conclusiones y pasos:

  • Objetivos para el futuro:
    • Seguir desarrollando y apoyando a los sindicatos en términos de organización y estrategia
    • Reforzar el diálogo social a través de la consulta colectiva que debe provocar acuerdos de convenios colectivos aplicables.
    • Iniciar un fuerte movimiento hacia mayores salarios para obtener salarios dignos.
    • Desarrollar más capacidad sindical apoyando y formando a los delegados sindicales.
  • Mapeo de las cadenas productivas en el sector textil y de la ropa con una atención especial a la presencia de marcas y de la situación de los sindicatos.
  • Organizar seminarios nacionales sobre la base del mapeo para obtener estrategias claras a través de la formación de representantes sindicales.
  • Establecer contactos y fijar una red con los sindicatos de Europa Occidental (Bélgica, Países Bajos, Alemania, Italia, Suecia, España, ...).
  • Iniciar un diálogo con las empresas principales (empresas GFA y ACT).
  • Iniciar un diálogo con las federaciones empresariales afectadas.
  • Colaborar con organizaciones no gubernamentales (Campaña Ropa Limpia) y con centros de formación.
  • Diseñar una estrategia clara de comunicación.
  • Iniciar una campaña europea para mejorar los salarios y las condiciones laborales dentro de las cadenas productivas.
  • Es importante no imponer soluciones sino proponer estrategias.