El diálogo social es la clave de la cohesión social en los Balcanes Occidentales

El diálogo social es la base de la cohesión social en Europa, especialmente en los Balcanes Occidentales, donde cada vez es más necesario asegurar una solución al problema de construir una sociedad pacífica que sea capaz de conseguir a todos los niveles la integración europea necesaria. Estos fueron los asuntos que se abordaron en el seminario que se celebró entre el 14 y el 16 de noviembre de 2013 en Dubrovnik (Croacia), dentro del proyecto especial de EZA para las organizaciones de trabajadores en los Balcanes Occidentales. El título del seminario fue “El diálogo social es la clave de la cohesión social en los Balcanes Occidentales”, estuvo organizado por MCL / EFAL (Movimento Cristiano Lavoratori / Ente Nazionale per la Formazione e l'Addestramento dei Lavoratori) junto con ZD NSi (Združenje delavcev Nove Slovenije) y HKD Napredak (Hrvatsko kulturno društvo Napredak) y contó con el apoyo de EZA y de la Unión Europea. Participaron cerca de 30 representantes de organizaciones de trabajadores.

El seminario abordó los temas de la integración europea de los Balcanes Occidentales del diálogo social, cultural y religioso, del compromiso de la sociedad civil y en especial de los trabajadores. La imagen se centró en la perspectiva de la integración europea de toda la zona de los Balcanes Occidentales.

Durante el debate, se realizó un análisis del estado de diferentes países en sus negociaciones por la membresía con la UE. Se observó la distancia aún existente y las dificultades de Bosnia y Herzegovina. Se tomó buena nota del avance realizado por Serbia durante el último mes de septiembre con el lanzamiento de la primera fase de negociaciones para la membresía. El camino todavía es largo para todos, y la corrupción y la debilidad de las instituciones democráticas es importante.

Los trabajadores están profundamente preocupados por el estado del diálogo social; contemplan un empeoramiento en la calidad del trabajo y en la debilidad en la protección de los derechos, que a menudo no son consideradas. No existe ningún acuerdo real para el diálogo social y la cohesión todavía es débil. Las diferencias de clase son elevadas y la pobreza está creciendo debido a la falta de una formación profesional cualificada.

El papel de las organizaciones de trabajadores puede crecer, pero todavía existen fuertes divisiones, y la sociedad civil aún no tiene un papel fuerte en la responsabilidad social. El seminario remarcó que los “restos de las ideologías dominantes en el viejo sistema” todavía son capaces de influir y de apoyar formas de gobierno que, esencialmente, intentan manipular el diálogo social y prefieren ejercitar el poder con una “determinada atención al pasado” y no sin acciones populistas.

La educación se convierte en la base del cambio lo que no supone un proceso fácil o sencillo. En las sociedades de los Balcanes Occidentales no se puede negar el diálogo intercultural y religioso. Este fenómeno es el origen de la disolución de Yugoslavia y alguna de las razones para la guerra. No podemos dejar pasar el tiempo para ser el único elemento moldeador de la nueva cohesión. Los trabajadores deberían tener la tarea de reestablecer la dominancia de la ley en la sociedad y de la mano de obra como base para la sociedad.