Los trabajadores mayores de 50 – empleos verdes y digitales, robótica, tendencias económicas y nuevas tecnologías: encarar los retos de los nuevos conocimientos y competencias a través de la educación y la formación profesional, el reciclaje y el papel de

Del 16 al 18 de mayo de 2018 tuvo lugar en Limassol, Chipre, un seminario sobre el tema “Los trabajadores mayores de 50 – empleos verdes y digitales, robótica, tendencias económicas y nuevas tecnologías: encarar los retos de los nuevos conocimientos y competencias a través de la educación y la formación profesional, el reciclaje y el papel de los sindicatos”, organizado por KIKEA-DEOK (Instituto Chipriota de Formación, Educación y Empleo (KIKEA) - DEOK), con el apoyo de EZA y de la Unión Europea. El seminario formó parte de la coordinación del proyecto de EZA sobre el tema “Trabajar y vivir en un mundo digitalizado”. Asistieron al seminario representantes de organizaciones de trabajadores de Chipre, Grecia, España, Eslovaquia, República Checa, Bulgaria, Italia, Lituania, Rumania, Portugal y Estonia.

El seminario ofreció una excelente oportunidad para que los dirigentes sindicales, otras organizaciones de trabajadores y partes interesadas escucharan y debatieran los discursos de apertura pronunciados por expertos en la evolución del mercado laboral de la economía digital, robótica y ecológica, en particular los requisitos pertinentes de formación profesional. En el seminario también se presentaron y deliberaron investigaciones y estadísticas sobre las nuevas tendencias de la EFP en los ámbitos nuevos y empleos emergentes. Los participantes en el seminario compartieron presentaciones y observaciones de buenas prácticas para la formación a nivel nacional, regional y de la UE.

El seminario mejoró las capacidades de los participantes para promover e impulsar un diálogo social efectivo en los nuevos y prometedores pero exigentes puestos de trabajo digitales, robóticos y de tecnología verde, así como el aumento del empleo. Los participantes adquirieron nuevos y valiosos conocimientos y capacidades en la tecnología digital y robótica, y en la economía verde, por lo que se orientarán más hacia los resultados y serán más eficaces en el diálogo social correspondiente; un diálogo social logrado mediante el intercambio de nuevos puntos de vista, ideas, experiencias, mejores prácticas e incluso fracasos en la aplicación de políticas a nivel nacional o de la UE en relación con la utilización y explotación de nuevas oportunidades en la economía digital, robótica y verde para la creación de empleo.

Se discutieron las siguientes áreas temáticas:

  • Políticas y planificación estratégica por parte del Gobierno.
  • Pilar europeo de derechos sociales.
  • Empleos verdes en el mercado laboral: el punto de vista de la UE.
  • Informes nacionales de los países sobre el mercado de trabajo verde, la digitalización, las nuevas tecnologías y los desafíos para los trabajadores mayores de 50 años.
  • Trabajadores mayores de 50 años: los desafíos para los nuevos conocimientos y competencias a través de la EFP y el reciclaje profesional.
  • Género, mercado laboral y nuevas tecnologías.
  • La educación en la economía ecológica, la tecnología y la exclusión social
  • Trabajadores mayores de 50 años: legislación y situación actual en Chipre en materia de salud y seguridad.

Resultados

Las empresas, los particulares y los consumidores deben adquirir nuevas competencias para ser competitivos y mantener sus puestos de trabajo. La robótica y la inteligencia artificial afectarán en gran medida nuestras vidas, ya que se crearán nuevos puestos de trabajo que no existen hoy en día. Además, los cambios salariales crean nuevas condiciones y, por lo tanto, el diálogo social debería girar en torno a estas cuestiones.

En las próximas dos décadas, el 40 % de los puestos de trabajo se perderán y serán sustituidos por la robótica. Los sistemas de formación deben adaptarse para facilitar la educación para empleos de calidad. Esta adaptación debe tener lugar en el propio lugar de trabajo a través del aprendizaje permanente.

Las principales habilidades necesarias para desarrollar una actividad empresarial adecuada son las habilidades técnicas y prácticas, seguidas de la gestión de clientes, el trabajo en equipo y la capacidad de resolución de problemas, las habilidades de tecnología de la información, las habilidades generales y profesionales, administrativas y de comunicación (escrita u oral), etc.

Para que el mercado laboral sea más productivo, los Estados deben adoptar políticas sociales que ayuden a sus trabajadores a adquirir habilidades adaptadas al nuevo entorno laboral y, al mismo tiempo, promover la igualdad de oportunidades.

Garantizar el acceso a una educación de calidad e integradora, la mejora y el reciclaje de las habilidades y la mejora de las inversiones en los sistemas educativos y las competencias nacionales son factores de importancia crítica para la ciudadanía activa y para facilitar la transición al nuevo entorno del mercado de trabajo. Es imperativo aumentar las tasas de empleo y productividad.

La participación de los interlocutores sociales en la elaboración y aplicación de las políticas del mercado de trabajo varía considerablemente entre los Estados miembro. En el marco de una mayor descentralización, es importante coordinar las estructuras de negociación colectiva y de representación de los trabajadores.

Los sistemas de protección social deben proporcionar una mejor protección contra la exclusión social y la pobreza. Las inversiones en la población en edad de trabajar, incluida la prestación de servicios de guardería, son necesarias para lograr un empleo integrador y unas finanzas públicas sostenibles.

Las directrices para el empleo se modificaron para incorporar los principios del Pilar europeo de los derechos sociales. La nueva directriz hace mayor hincapié en la educación, la formación y el aprendizaje permanente de calidad e integrador; la integración activa de las personas con discapacidad, el derecho a un salario igual por un trabajo igual, el derecho a la educación y la asistencia en la primera infancia y a modalidades de trabajo flexibles. El título de esta directriz ha sido modificado para incorporar el concepto de acceso al empleo, según el Pilar.

La globalización conduce a una expansión de los mercados, es decir, a un incremento de la demanda, especialmente por parte de las consumidoras. Una gran parte del mercado está obviamente cubierta por mano de obra femenina. Los cambios en el mercado laboral han provocado el desmantelamiento del modelo tradicional de relaciones en el trabajo, que solía gozar de una gran estabilidad en las relaciones laborales, el pleno empleo, una asignación clara del trabajo y una descripción de las funciones, la cobertura sindical y la seguridad social. Las nuevas formas de empleo se caracterizan por la inestabilidad y la inseguridad en relación con lo anteriormente mencionado.

Las nuevas formas de empleo afectan en particular a las mujeres en lo que se refiere al empleo y a sus familias, las nuevas tecnologías, el trabajo desde casa, el teletrabajo, el empleo a tiempo parcial, la seguridad y protección social y el sindicalismo. Las demandas del mercado de trabajo siguen basándose en el «empleado ideal» con características tradicionalmente «masculinas». Obviamente, estas demandas no satisfacen los requisitos para cubrir las necesidades constantes de las familias en materia de atención, supervisión, alimentación, atención sanitaria, etc.

La economía verde garantiza la prosperidad y la justicia social, al tiempo que reduce significativamente los riesgos en el medio ambiente y mitiga las debilidades ambientales.

Una economía verde imparcial y justa debe intentar cambiar los contextos sociales, las empresas y las relaciones de poder que constituyen la base de la pobreza, la desigualdad y otras desventajas.

Lograr una economía verde requiere no solo soluciones innovadoras, sino también el conocimiento y la sabiduría de las poblaciones locales, con el apoyo de la comprensión científica y los fundamentos tecnológicos.

 

Programa de formación de EZA de 2020

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”