Nuevas formas de trabajo y la movilidad europea

Entre el 19 y el 21 de octubre de 2018 se celebró un seminario sobre “Nuevas formas de trabajo y la movilidad europea” organizado por UNAIE (Unione Nazionale Associazione Immigrati e Emigrati), con el apoyo de EZA y de la Unión Europea. En el seminario participaron cerca de 80 representantes de organizaciones de trabajadores de Bélgica, Croacia, Bulgaria, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Finlandia y Serbia.

El seminario se dividió en 4 sesiones, cada una de las cuales se centró en una perspectiva única sobre el tema principal “Nuevas formas de trabajo y movilidad europea”.

Durante la primera sesión se discutió la introducción al tema. Alberto Tafner (presidente de la asociación Trentini nel Mondo) inauguró el seminario explicando las nuevas formas de empleo existentes. Nikhil Datta del Reino Unido (University College London y London School of Economics) habló sobre los resultados del experimento Transversal, enfocado a los trabajadores GIG (trabajadores esporádicos y puntuales). El objetivo de este análisis es el equilibrio entre precariedad y flexibilidad que sufren los trabajadores GIG. Paolo Cagol de Italia (presidente de la asociación Eutopia) discutió sobre el concepto de precariedad y sobre las diferentes percepciones individuales del mismo, dependiendo de los contextos socioeconómicos y culturales. Vittorino Rodaro de Italia (directivo en el consejo de la plataforma PICM) habló sobre oportunidad y precariedad en conexión con el pilar de los derechos sociales.

La segunda sesión del sábado por la mañana albergó las ponencias de los representantes sindicales y de los expertos en diálogo social. Jukka Ahtela de Finlandia (Comité Económico y Social Europea) habló sobre la seguridad de los trabajadores y sobre la necesidad del cambio de mentalidad para garantizar el acceso al bienestar de cada trabajador, siguiendo el ejemplo de Finlandia. Rachele Berlese de Italia (ADAPT, Universidad de Bérgamo) discutió el papel del diálogo social y la diferente estrategia adoptada por el país europeo sobre la industria 4.0.

Mario Grasso de Italia (sindicato UILTucs) habló sobre la condición de los trabajadores de plataformas y el coste humano de la economía GIG y analizó los problemas derivados de la baja capacidad de empobrecer a este tipo de trabajadores. Manuela Terragnolo de Italia (sindicato CGIL) sustituyó a Franco Ianeselli durante el seminario y habló sobre las diferencias en la vida de los trabajadores motivadas por las nuevas formas de empleo, sobre todo en la relación entre trabajadores y entre trabajadores y sindicatos y sobre cómo los sindicatos tienen que cambiar estrategias y enfocar esta aproximación a la nueva realidad.

La tercera sesión del sábado por la tarde se centró en educación, el fenómeno de la movilidad y los derechos relacionados con las nuevas formas de empleo. Zak Kilhoffer de Bélgica (Centro Europeo de Estudios Políticos) comentó el reducido acceso a la riqueza y a los derechos sociales por parte de los trabajadores de plataformas. Frederic Spagnolli de Francia (Universidad Franche-Comte) explicó cómo se ha modificado la política universitaria durante los últimos años de acuerdo con la necesidad de nuevas capacidades en el mercado laboral. Edith Pichler de Alemania (Universidad de Postdam) habló sobre la inmigración europea en Alemania y sobre las condiciones laborales de inmigrantes que trabajan a menudo con nuevas formas contractuales y sobre el intento realizado por el gobierno alemán. También discutió el elevado riesgo de que las nuevas formas se conviertan en un gueto social si no se regulan. Rumen Valchev de Bulgaria (Fundación Centro Educativo Abierto) explicó la situación búlgara en relación con la extrema movilidad de los jóvenes y la regulación adoptada por el gobierno bajo la presión de los sindicatos de trabajadores para controlar las nuevas formas de empleo.

La cuarta y última sesión del domingo por la mañana se dedicó a las ponencias de testigos directos y al debate entre el público y los ponentes. Davide dal Maso de Italia (Social Warning), mentor de redes sociales y formador escolar, habló sobre el problema educativo relacionado con las nuevas capacidades requeridas por el mercado laboral y explicó el riesgo de analfabetismo digital y la enorme falta de conocimiento sobre la nueva tecnología, sobre todo por parte de aquellos que tienen que regularla. Explicó también los problemas que tuvo al inicio de su carrera debido a que su profesión todavía no existía. Manuel Bazzanella de Italia (Digital Mosaik) explicó los problemas administrativos relacionados con una regulación muy desigual de las profesiones de alto nivel tecnológico donde la legislación y la legislación sobre seguridad no puede permanecer a la misma velocidad que la actualización digital. Habló sobre el riesgo de la nube global de trabajadores y clientes y sobre la incompatibilidad de las leyes gubernamentales que a menudo frenan el proceso y reducen el cambio reducido de justicia si algo sale mal con los compañeros virtuales y los clientes. Asimismo, explicó la realidad del Impact Hub, una incubadora de startup donde los profesionales comparten espacio y capacidades. Carol Leonardi y Marco Brun de Italia (Web4hit s.r.l) hablaron sobre la decisión de perder las ventajas ofrecidas por los trabajadores de plataformas como la flexibilidad y la movilidad en aras de una forma más tradicional de trabajo. Esto se debe al aislamiento profesional y social que sufren los trabajadores de plataformas, la reducida seguridad y la imposibilidad de separar entre vida privada y laboral. Todos los testigos hablaron sobre el concepto de los derechos a la desconexión y sobre las peores condiciones laborales y sanitarias debido a enfermedades por mucho estrés motivadas por el elevado riesgo a no ser pagados y el problema de estar siempre disponible. Todos los testigos, tras un periodo como trabajadores casuales de economía GIG, se cambiaron a un estatus más tradicional, aunque siguen trabajando en nuevos puestos de trabajo digitales.

Tras este momento, comenzó el tiempo de debate en el que se compartieron muchas preguntas e ideas que demostraron que el tema es actual y crucial.

Maurizio Tomasi finalizó el seminario reflexionando sobre el tema y los diferentes argumentos que han aparecido durante los tres días, y resaltando los conceptos clave: la dignidad laboral, la necesidad de regulación, evitar el gueto social, la precariedad, los derechos sociales. Centró la conclusión sobre la necesidad de regulación y sobre la urgencia para actualizar las reglas para la seguridad de los trabajadores en el nuevo mercado laboral con la economía GIG.

Tras estos tres días de seminarios aparecieron preocupaciones reales sobre el futuro y se puso de manifiesto que las nuevas formas de empleo provocan más desventajas que ventajas, sobre todo en relación con los derechos sociales y con el sentimiento de seguridad.

Es necesario el diálogo social con sindicatos, trabajadores y expertos para crear un futuro en el que los trabajadores puedan llevar las riendas de las oportunidades de las nuevas tecnologías en lugar de verse enterrados por ellas y que puedan vivir las ventajas sin miedo. Los políticos y los sindicatos deben cambiar la perspectiva, la estrategia y la movilidad de acuerdo con las nuevas necesidades del mercado laboral y el gobierno europeo tiene que liderar la regulación sobre estas nuevas formas de empleos casuales, pobreza y exclusión social. Las nuevas formas de empleo se tienen que convertir en una necesidad y no en una ruina. Los derechos sociales, el acceso garantizado a la riqueza, el salario mínimo, la seguridad, el equilibrio adecuado entre vida laboral y privada, la dignidad: estas son las claves para el futuro del mercado laboral.

En el seminario se dieron cita representantes de sindicatos, asociaciones italianas de emigrantes e inmigrantes e investigadores. Llevarán a sus regiones ponencias y debates sobre las nuevas formas de empleo, para difundir las implicaciones más importantes del tema. UNAIE no trabaja directamente con instituciones europeas, pero puede promover y apoyar los principios justos entre las asociaciones de emigrantes en Italia y en el extranjero. UNAIE puede llevar el tema al gobierno europeo para apoyar a los ciudadanos europeos que viven y trabajan en el extranjero dentro de las fronteras europeas, gracias a la relación con CGIE (Consiglio generale degli italiani all’estero – Consejo General de italianos que viven en el extranjero). El tema ha suscitado interés debido a su urgencia y actualidad y debido a que esta revolución implica a todo el mundo en más de un nivel.

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania