La digitalización y la protección social de los empleados en las nuevas formas de empleo

Del 24 al 27 de mayo de 2018 tuvo lugar en Bucarest, Rumanía, un seminario sobre “La digitalización y la protección social de los empleados en las nuevas formas de empleo”, organizado por CNS «Cartel Alfa»/F.N. CORESI (Confederaţia Naţională Sindicală “Cartel Alfa”/Fundaţia Naţională CORESI), con el apoyo de EZA y de la Unión Europea. El seminario formó parte de la coordinación del proyecto de EZA sobre “Nuevas relaciones de trabajo: digitalización y estrategias sindicales”. En él participaron 42 representantes de organizaciones de trabajadores de Rumania, Bulgaria, Lituania, España, Polonia y Chipre.

Uno de los aspectos más importantes del seminario fue el hecho de que un gran número de representantes de instituciones y organizaciones reunidos en la misma mesa tuvieron la oportunidad de intercambiar opiniones y experiencias, enriqueciendo así la imagen de los profundos cambios que afectan a la sociedad y a la economía modernas, además de reformar las relaciones laborales.

Además, el evento se celebró en un contexto en el que estamos evaluando los efectos del cambio radical realizado a finales del año pasado por el Gobierno rumano sobre cómo se pagan las cotizaciones sociales, ya que son los trabajadores los que están sosteniendo casi en su totalidad el sistema nacional de protección. De esta manera, el evento permitió a los participantes reflexionar sobre la posible configuración futura de la protección social en la nueva economía y los nuevos tipos de relaciones laborales que trae consigo la era digital.

Durante las sesiones del seminario se debatieron los siguientes temas principales:

  • Formas atípicas de empleo a nivel europeo.
  • Digitalización, riesgos y oportunidades.
  • La protección social en las nuevas formas de trabajo.
  • Efectos cualitativos y cuantitativos de la digitalización.
  • Desafíos para los interlocutores sociales y enfoques exitosos en la representación laboral.
  • Estrategias sindicales sobre la división de los efectos negativos de la digitalización.
Una de las presentaciones más apreciadas fue realizada por el prof. dr. Raluca Dimitriu de la Universidad de Estudios Económicos de Bucarest, titulada «Formas atípicas de empleo», en la que señaló cómo se está reconfigurando la relación laboral con el uso de formas de empleo atípicas y muy atípicas. En la era digital, el trabajo ya no se articulará en contratos de trabajo estándar que ofrezcan protección, sino que se verá cada vez más alejado de la regulación protectora del derecho laboral.

 

Otros oradores presentaron ejemplos positivos en los que la participación sindical es crucial para gestionar los efectos de la digitalización y la mecanización en el lugar de trabajo mediante la formación, abordando las cuestiones de salud y seguridad, y asegurando que los trabajadores no sean objeto de un seguimiento constante. Asimismo, como ocurre en Lituania, los sindicatos han organizado con éxito algunas categorías de trabajadores independientes. 

 

Al final de cada tema de debate se llegaron a conclusiones relevantes para el trabajo futuro de las organizaciones sindicales. 

 

Los participantes identificaron varias acciones futuras:

  1. La prioridad de proteger la calidad y la sostenibilidad financiera de los sistemas de protección social en toda la UE, los cuales deben adaptarse para encajar en las nuevas formas de trabajo; p. ej. el salario mínimo legal para los no empleados (en el sentido legislativo) y cuotas de seguro social pagadas por todos, independientemente del tipo de trabajo que desempeñen.
  2. Un análisis más detallado de la repercusión de estos avances en las cualificaciones, así como una evaluación de las disposiciones relativas a la formación permanente, el reciclaje y la mejora de las cualificaciones que están a disposición de los trabajadores en el marco de esta nueva relación.
  3. Las estadísticas sobre esta evolución deben recopilarse de forma más rutinaria a través de encuestas laborales nacionales y europeas y de informes sobre el mercado de trabajo en los que se identifiquen las mejores prácticas cuando existan.
  4. Es urgente aclarar la situación jurídica de los nuevos intermediarios del mercado de trabajo, como las plataformas en línea, para que puedan ser identificados y regulados.
  5. Es necesario elaborar una estrategia para sindicalizar a los trabajadores en las nuevas formas de empleo.
  6. Debería garantizarse a las inspecciones de trabajo un papel que cubra estas formas de empleo en sus competencias de acuerdo con las prácticas nacionales, empleando los recursos adecuados.
  7. No podemos impedir la digitalización, por lo que debemos encontrar conjuntamente las soluciones para disminuir los efectos negativos sobre los trabajadores.
  8. Para sobrevivir a las amenazas de la revolución 4.0 es importante construir una coalición sindical supranacional que cree normas comunes para los trabajadores de la UE.
  9. Restaurar o garantizar un auténtico diálogo social y la negociación colectiva a todos los niveles y garantizar los derechos sindicales a todos los trabajadores atípicos para que puedan disfrutar de las mismas prestaciones que los trabajadores normales.

 

 

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania