Un diálogo social significativo como instrumento pertinente que contribuye al proceso de integración europea

Del 30 de agosto al 1 de septiembre de 2018 tuvo lugar en Sofía, Bulgaria, la conferencia internacional llamada “Un diálogo social significativo como instrumento pertinente que contribuye al proceso de integración europea”, organizada por PODKREPA CL con el apoyo de EZA y la UE. El foro se celebró en el marco del proyecto especial de EZA para las organizaciones de trabajadores de los Balcanes Occidentales denominado “Fortalecer el diálogo social – configurar la integración europea” y reunió a más de 35 participantes, incluidos siete dirigentes sindicales de alto nivel de tres países de los Balcanes Occidentales, así como a la Ministra de la Presidencia búlgara del Consejo de la UE y a los presidentes y expertos de PODKREPA. El tema principal del orden del día fue el papel de los sindicatos en la promoción del diálogo social en el contexto de la integración de los Balcanes Occidentales en la UE.

Durante la inauguración oficial se expusieron los principales mensajes políticos. Al dirigirse a los participantes, Veselin Mitov, Vicepresidente de EZA y Secretario Internacional de PODKREPA CL, presentó los objetivos generales, subrayando que el éxito de cualquier proceso de adhesión a la UE exige la aplicación de una política fuerte y bien orientada, centrada en la democratización de la sociedad y en el Estado de derecho. Esta política puede tener éxito solo cuando se basa en la confianza entre los diferentes grupos sociales y cuando involucra a actores competentes de la sociedad civil.  En tal contexto, y con la intención de proporcionar información detallada y rápida sobre el papel de los sindicatos en el proceso de adhesión, PODKREPA CL organiza la presente conferencia.

En su discurso de apertura, el presidente Dimitar Manolov añadió que el foro de hoy es extremadamente importante: PODKREPA ha iniciado la difusión de las buenas prácticas y la experiencia a otros socios de los Balcanes Occidentales solo porque, por su fundación y sus orígenes, ha sido un trampolín para la integración búlgara en la UE.

En su intervención ante los participantes, la Ministra Pavlova declaró que la Presidencia búlgara del Consejo de la UE se centraba en varias prioridades principales, pero que había supuesto un gran avance en materia de política social y empleo. Bulgaria se ha fijado objetivos ambiciosos y ha conseguido incluso más de lo esperado. Uno de esos logros es que ha logrado reactivar el tema de los Balcanes Occidentales e incluirlo en la agenda de la UE. La Ministra subrayó que la Cumbre de Sofía reafirma un apoyo inequívoco a la perspectiva europea de los Balcanes Occidentales. La agenda de Sofía está comprometida con la perspectiva europea de los Balcanes Occidentales como opción estratégica, reforzando la conectividad, el apoyo mutuo y la comunicación en la región.

A estos mensajes claros para la cooperación y la asociación, Norbert Klein añadió la experiencia del proyecto especial de EZA, especialmente dirigido a establecer la confianza entre los socios, incluyendo la promoción de un entendimiento común sobre los desafíos relacionados con la inclusión de la dimensión de la UE en las vías de pensamiento y acción de los sindicatos. Subrayó que se debe adoptar una nueva cultura para alcanzar el consenso, el apoyo y el respeto, así como un enfoque más coherente y se deben iniciar acciones concretas para proteger y ampliar el espacio de la sociedad civil para que los trabajadores de los Balcanes Occidentales puedan obtener beneficios concretos. En primer lugar, el panel político concluyó con la intervención del vicepresidente de EAPN, que se centró en el contexto social de la UE, es decir, en el aumento de los niveles de pobreza y exclusión social.

La profesora asociada Jeliazkova subrayó que la calidad del proceso de integración depende de la reestructuración interna de la sociedad y se manifiesta en las consecuencias sociales: si lleva a un empeoramiento del nivel de vida y al colapso de los derechos sociales, dicha integración es parcial e incompleta, principalmente con características elitistas. Así pues, se lanzó un mensaje claro a los participantes: la integración de la UE puede contribuir a la mejora de la calidad de vida y a la cohesión social ascendente, pero solo cuando se basa en un consenso social genuino y en la colaboración social. En resumen, en una sociedad democrática, el diálogo es la única posibilidad relevante para lograr cambios positivos.

Después de estas importantes contribuciones políticas, se presentó el sistema búlgaro de relaciones laborales y el desarrollo actual de las prácticas del diálogo social. De la exposición se desprende claramente que en Bulgaria la asociación social, la consulta y la negociación han desempeñado un papel crucial y han simbolizado los cambios democráticos del país, sentando las bases para el nuevo modelo de relaciones laborales, que posteriormente sienta las bases de la integración en la UE. En la práctica, no ha sido un camino fácil, ya que muchos procesos controvertidos han influido en el camino de Bulgaria hacia la integración en la UE. Muy a menudo, para PODKREPA resulta difícil proteger los intereses de los trabajadores, especialmente durante los procedimientos de privatización y armonización legal de las empresas. Prácticamente, la adhesión a la UE en 2007 ofrece a los ciudadanos muchas nuevas posibilidades, la adhesión de Bulgaria fue apoyada por la mayor parte de la población, incluso fue un «objetivo ansiado» a nivel nacional, pero hoy, profundizado por la crisis y la emigración continua,  Bulgaria no solo se encuentra en un colapso demográfico, sino que es el país más pobre y corrupto de la UE. Superar una situación tan negativa es una tarea muy difícil, pero al mismo tiempo es de vital importancia para los sindicatos. En ese sentido, nuestros esfuerzos son para hacer del diálogo social una institución más constructiva; para un mejor uso de los factores de atracción del aumento de los ingresos y de la protección de los trabajadores; para proporcionar formación sindical para conseguir mejores conocimientos técnicos y capacidad de negociación y para forjar alianzas con otros actores sociales; en resumen, para que se conviertan en una parte integral de la discusión sobre el futuro del trabajo. Además, el trabajo y las cuestiones sociales actuales no se limitan a las fronteras nacionales, sino que afectan a todas las personas a través de las fronteras. Por lo tanto, para mejorar visiblemente las condiciones de vida y de trabajo, los sindicatos deben centrarse no solo en el empleo, con el fin de impulsar la convergencia ascendente y la cohesión social en Europa.

Durante la sesión de la tarde, el trabajo de la conferencia se centró en los informes nacionales de Serbia, Macedonia y Albania, seguidos de un debate plenario guiado por preguntas. Todos los sindicatos participantes hicieron su contribución en relación con la situación del diálogo social en el contexto de la integración en la UE. Los informes nacionales muestran tendencias y dificultades similares: la cooperación social en los países de los Balcanes Occidentales no está bien desarrollada, su carácter es más bien formal, los gobiernos nacionales han desempeñado un papel de liderazgo (especialmente en lo que respecta al proceso de adhesión), las consultas no se llevan a cabo de forma regular y la calidad de la información es muy deficiente. Los resultados de la cooperación social son modestos, lo que limita la posibilidad de influir en el proceso de toma de decisiones. Además, los gobiernos no están cumpliendo con los puntos ya acordados entre los interlocutores sociales. Todos los oradores subrayaron que los sindicatos de los Balcanes Occidentales necesitan apoyo estratégico durante el proceso de cambio de la legislación laboral en las condiciones de adhesión a la UE. Se subrayó especialmente que las reformas legales durante el proceso de integración no deben ser introducidas por el gobierno o los parlamentos sin ser discutidas previamente en los órganos de concertación social y económica, donde debe garantizarse la participación de los sindicatos representativos. Además, el pilar de los derechos sociales europeos debe estar en el centro del proceso de armonización legislativa en sus 20 áreas prioritarias para garantizar unos niveles mínimos decentes de protección social en los países candidatos a la adhesión a los Balcanes Occidentales. El mensaje general de los informes nacionales fue que los sindicatos participantes acogen con satisfacción y apoyan la perspectiva de la UE, expresando su disposición a participar plenamente en el proceso de integración. En este contexto, valoran muy positivamente la propuesta de PODKREPA CL de compartir su experiencia. Esto les será útil, porque participar en el establecimiento de marcos jurídicos no es una tarea fácil. En segundo lugar, los sindicatos expresan su necesidad de que EZA apoye las medidas de capacitación para mejorar su participación en el diálogo tripartito y en la negociación colectiva.

El trabajo continuó con respuestas individuales a tres preguntas concretas, resumidas en la hoja de ruta adjunta para las acciones sindicales con el fin de lograr un diálogo social efectivo y una relación industrial en la región de los Balcanes Occidentales. Al final de la jornada se presentaron buenas prácticas de las dos confederaciones sindicales de Bulgaria y el 9 de mayo, día de Europa, se celebró una conferencia internacional y se adoptó la Declaración «La voz de la integración de los Balcanes Occidentales» bajo los auspicios de la Presidencia búlgara. Esta destacó la importancia y la necesidad de una verdadera cooperación entre los sindicatos de la región.

El día de la segunda conferencia fue dedicado para el futuro: proporcionó una oportunidad real para que cada participante expresase su opinión, analizando las posibles consecuencias sociales y el impacto sobre la población vulnerable, los derechos de los trabajadores, los sistemas de protección social, el diálogo social y las relaciones industriales. Las intervenciones demostraron que el compromiso de los sindicalistas de los Balcanes Occidentales en el proceso de integración en la UE es muy alto. Durante las conversaciones se prestó especial atención al papel del diálogo social y de los interlocutores sociales en el proceso de integración. Los sindicalistas reafirmaron que los gobiernos deben escuchar lo que dicen los sindicatos y poner a disposición de los interlocutores sociales todos los documentos relacionados con las negociaciones.

Las principales sugerencias de los distintos aportes pueden resumirse de la siguiente manera:

- Los Balcanes son una región específica, donde el nivel de vida no es alto en comparación con otras partes de Europa y eso no es bueno para los ciudadanos que viven allí y también es malo para toda Europa.

- El desarrollo económico, la mejora del nivel de vida, el empleo y la seguridad social favorecen la coexistencia regional pacífica.

- El proceso de adhesión de los Balcanes Occidentales a la UE no puede socavar la dimensión social, que debe ser apoyada por políticas financieras adecuadas.

- Las inversiones sociales de la UE deberían ser más visibles, más eficientes y más tangibles, en respuesta a los retos que la movilidad y las nuevas tecnologías están imponiendo a las relaciones laborales actuales.

- Los marcos jurídicos europeos y nacionales deberían abrir nuevas oportunidades para la negociación colectiva y los salarios mínimos en nuestro cambiante mundo laboral.

- Las organizaciones sindicales de los Balcanes Occidentales deberían participar activamente en la identificación de las cualificaciones adecuadas necesarias para los nuevos puestos de trabajo, la mejora de la planificación y la vinculación de las políticas en los ámbitos de la educación, la formación y el empleo resultantes de la digitalización y de la industria 4.0 en la región.

- Los países de los Balcanes Occidentales podrían establecer consejos nacionales para la integración europea que reunieran periódicamente a las autoridades políticas de alto nivel y a las principales organizaciones de la sociedad civil, con vistas a hacer más transparente el proceso de integración de la UE y a darlo a conocer de forma más amplia.

- El diálogo social en la región de los Balcanes Occidentales es difícil: no hay voluntad política para una verdadera asociación y la corrupción es otro obstáculo serio, porque está deteriorando la sociedad. Hay que hacer mucho más para combatir la corrupción desenfrenada, la delincuencia organizada y el blanqueo de dinero. La independencia judicial también es crucial para una democracia sana.

 - Además, el diálogo social es limitado, debido a las acciones políticas equivocadas de los gobiernos nacionales. En los casos en que las políticas nacionales no son relevantes, el diálogo social tampoco lo es.

- Los sindicatos de la región deberían trabajar junto con CES, CSI y las estructuras hermanas para lograr una convergencia ascendente de los salarios y las condiciones de trabajo.

- Los sindicatos pueden desempeñar un papel importante al reunir a las generaciones más jóvenes de diferentes países de los Balcanes Occidentales para abrir el diálogo social sobre una serie de cuestiones que son cruciales para el futuro de la región.

- Los sindicatos de los Balcanes Occidentales necesitan medidas de creación de capacidad y financiación para apoyar, fortalecer y (cuando sea necesario) establecer instituciones de negociación colectiva y relaciones laborales eficientes y adaptables que permitan a los interlocutores sociales y a los representantes de las empresas y de los trabajadores negociar de forma autónoma los aumentos salariales y la mejora de las condiciones de trabajo.

- Los sindicatos de la región pueden estar al tanto de los cambios que se avecinan en el mundo del trabajo y deberían esforzarse por llegar al creciente grupo de trabajadores con relaciones laborales poco claras y estar particularmente más abiertos a la cooperación con aliados de la sociedad civil que luchan por los mismos o similares objetivos en diferentes lugares.

- La creación de asociaciones estructurales en la región puede servir de brújula para el proceso de integración durante el proceso de integración.

En conclusión, las intervenciones se resumieron en que la eficacia del diálogo social se ha visto debilitada por los malos resultados económicos y la inestabilidad política en la región de los Balcanes Occidentales. La adhesión a la UE sería un proceso a largo plazo, pero ahora, la clara perspectiva europea es un catalizador de la integración. Por lo tanto, es de vital importancia implicar a los interlocutores sociales en la promoción del valor de la UE y en el proceso de integración.

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania