El desarrollo de las capacidades en las organizaciones de trabajadores: la imagen futura de las organizaciones de trabajadores ante los cambios en las condiciones marco

“¿Existe un futuro para los sindicatos?” Esta fue la principal pregunta durante un seminario de dos días que se celebró en Palma de Mallorca, España. El seminario fue organizado por Krifa (Kristelig Fagbevægelse) y la Organización Mundial de Trabajadores (WOW) en colaboración con el Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores (EZA) y con el apoyo de la Unión Europea, formó parte de la formación práctica académica de EZA sobre un proyecto de formación sobre “Estrategias de instituciones europeas – Formación de capacidades”. Se centró sobre la cuestión actual más importante para los sindicatos. ¿Cómo seguir siendo relevantes y qué formas hay de lograrlo?

Entre el 6 y el 8 de febrero de 2019, más de 50 delegados procedentes de 14 países de la UE participaron en este seminario muy práctico con el título “El desarrollo de las capacidades en las organizaciones de trabajadores: la imagen futura de las organizaciones de trabajadores ante los cambios en las condiciones marco”. Los sindicatos están luchando en la actualidad con su imagen. Existen una serie de razones bastantes diferentes para ello. En cualquier caso, lo más importante para los sindicatos es seguir siendo interesantes y seguir siendo relevantes. Esto supone un gran desafío para los sindicatos que en su día tuvieron papeles sólidos y que quizá no reaccionaron a tiempo frente a los cambios que se estaban produciendo.

El presidente de Krifa, Søren Fibiger Olesen, inauguró el seminario declarando que pese a los desafíos en todo el mundo y en los sindicatos, es difícil imaginar un mundo sin ellos. Fritz Neugebauer de EZA confirmó que de hecho existen muchos desafíos. En Europa podemos ver que el componente social se encuentra bajo presión. El movimiento sindical es esencialmente un movimiento social y por tanto existe un futuro para los sindicatos. ¡Ahora más que nunca!

María Luz Rodríguez Fernández en su contribución titulada “Organización sindical y estrategia a la vista de los desafíos de la revolución tecnológica” mostró cómo se está produciendo un nuevo tipo de sindicalismo, al menos en España, que provoca un entusiasmo renovado por el movimiento. La nueva era exige un enfoque proactivo. Será esencial combinar las acciones sindicales clásicas con la acción sindical innovadora.

Las estrategias de los sindicatos en el futuro son bastante diversas. Existen muchos factores por los que una persona se convierte o no en miembro de un sindicato. Para entender estos motivos los sindicatos tendrán que investigar a todos los interlocutores explicando la membresía sindical. Karin Schönplug resaltó que la sindicalización debería ser considerada capital social (estructural, relacional, cognitiva). Además, los sindicatos tendrán que encontrar estrategias y adoptar decisiones en un mundo laboral que es extremadamente móvil.

Seguir siendo importante en un mundo tan móvil no es algo evidente. Además, la digitalización complica este hecho, sobre todo como una organización basada en valor. Thomas Bank Møller señaló que no tiene sentido enfrentarse a los desarrollos, sino que deberíamos adoptarlos. Los miembros esperan que una organización les ofrezca servicios digitales. “Cualquier estrategia en Krifa se deriva de la declaración de misión, y para nosotros es muy importante el POR QUÉ hacemos cualquier cosa. Nos preguntamos constantemente POR QUÉ y la respuesta debe surgir de los valores clave y de la declaración de misión.” Así que a pesar de todos los nuevos valores siguen siendo esenciales.

Las estrategias no son las mismas en cualquier sitio. En los países postsocialistas la situación es bastante diferente. Artjoms Ivlevs declaró que “durante los últimos 20 años, la membresía sindical se ha reducido en todo el mundo, sobre todo en el mundo postsocialista.” Las razones de la caída es que no se confía en los sindicatos. La percepción de la gente es que dichos “sindicatos son ineficientes, irrelevantes, no pueden actuar de forma independiente, son conservadores, no pueden movilizar a sus miembros, no tiene “pegada”. Pese a todo esto, estos sindicatos siguen siendo importantes. Las estadísticas muestran que los “miembros sindicales tienen más posibilidades de conservar sus empleos durante la crisis.”

Paul de Beer mostró que en los Países Bajos existe un “cambio de poder desde los sindicatos a los empresarios, que los empresarios utilizan la negociación colectiva para sus propios intereses y que se pierde el equilibrio entre los intereses económicos y los sociales.” ¿Cómo podrán hacer esto los sindicatos y ser capaces de hacerlo? Paul de Beer propuso dos opciones: (1) Revitalización de los sindicatos sobre la base de un modelo existente; (2) Un nuevo “modelo de negocio” para sindicatos (basado en elecciones en lugar de en membresía o en financiación de contribuciones obligatorias realizadas por todos los trabajadores).

D. Mark Freeman confirmó que los sindicatos deben estar constantemente abiertos a cambios y a adaptarse a las nuevas realidades. Además, los sindicatos en el Reino Unido deberían escuchar más a sus miembros, y entonces los miembros deberían ser capaces de decidir. Deberían ser considerados en la cúspide de la pirámide (es decir, invertir el triángulo habitual). Además, también se debería incorporar más a los jóvenes. Si considera que los jóvenes son el futuro, en ese caso debería escucharles y dar la voz a aquel que necesita hablar. Hasta el momento, este no es el caso.

La percepción general de todos los participantes es que los sindicatos deberían cambiar realmente para seguir siendo relevantes. Fue algo positivo que todos los presentes percibieran que los sindicatos tienen futuro y seguirán teniendo un papel importante para desempeñar en el mercado laboral y en la sociedad en su conjunto.

 

 

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania