Diálogo social en el sector financiero: El futuro de las relaciones laborales en el sector financiero

El Sindicato Autónomo de Empleados de Bancos, Compañías de Seguros y Otras Organizaciones Financieras de Serbia (SS BOFOS), en cooperación con la Organización Mundial de Trabajadores (WOW), el Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores (EZA) y con el apoyo de la Unión Europea, organizó un seminario sobre el “Diálogo social en el sector financiero: El futuro de las relaciones laborales en el sector financiero”. El seminario formaba parte del proyecto especial de EZA para las organizaciones de trabajadores de los Balcanes Occidentales “Refuerzo del diálogo social: dar forma a la integración europea”. El seminario se celebró en Novi Sad del 18 al 20 de abril de 2018. A él asistieron representantes de las organizaciones de trabajadores de los Países Bajos, Eslovenia, Bulgaria, Eslovaquia, Macedonia, Montenegro y Serbia, mientras que los conferenciantes procedían de Austria, Luxemburgo, Francia y Serbia.

El objetivo del seminario fue intercambiar las experiencias de los participantes en relación con el diálogo social en países específicos, así como con la digitalización de la economía y su impacto en el mercado laboral, pues los sindicatos desempeñarán un papel importante en el proceso de adaptación de los puestos de trabajo a los cambios provocados por la digitalización.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Aunque la digitalización estará sujeta a determinados cambios, lo cierto es que los sindicatos deberían desempeñar un papel importante en el proceso de adaptación de los puestos de trabajo a los cambios provocados por la digitalización. Las nuevas tecnologías podrían contribuir a mejorar las condiciones sociales de los trabajadores. Los trabajadores deberían aprovechar todas las ventajas de la digitalización.

Es necesario que los sindicatos de los Balcanes Occidentales insistan en las siguientes cuestiones en relación con los cambios provocados por la digitalización, así como con los problemas del sector financiero en relación con el diálogo social:

1. No hay más trabajos clásicos, hay tareas de trabajo. Los empleados deben volver a cualificarse y adquirir nuevos conocimientos para adaptarse a la digitalización. Los sindicatos y los empleadores tienen un interés común en canalizar a los empleados y permitirles volver a cualificarse de acuerdo con las nuevas tareas de trabajo.

2. La digitalización no debe crear temor a la pérdida de puestos de trabajo porque será necesario un tipo de trabajo diferente, es decir, formas flexibles de empleo. En los países donde no está regulado es necesario regular la legislación para definir con más detalle las formas flexibles de empleo. Además, los sindicatos deben desempeñar un papel importante y participar en el proceso de proponer soluciones jurídicas que eviten los posibles efectos negativos de la flexibilidad, de modo que no provoquen la erosión de los derechos laborales.

3. Los empleadores deben ser conscientes de que la mente humana no es reemplazable. El sector financiero es un sector de servicios y en ese sector se necesitan emociones. La atención prestada al cliente por parte del empleado no puede ser reemplazada por robots.

4. Los sindicatos, los empleadores y los Estados deben trabajar para fortalecer y mejorar el diálogo social porque el convenio colectivo no tiene una alternativa real o duradera. Las condiciones de digitalización no cambian la necesidad del diálogo social.

5. Es necesario mejorar las capacidades de los empleados para hacer frente a los retos modernos del mercado de trabajo derivados del impacto de las nuevas tecnologías y un papel clave en ello debería ser el de los sindicatos, los empresarios y el Estado. Por lo tanto, es necesaria la cooperación en los tres niveles.

Programa de formación de EZA de 2019

Campaña “Trabajos saludables. Alerta frente a sustancias peligrosas”

Jornada alemana para comités de empresa 2019 en Bonn, Alemania