EZA MAGAZINE

Cartel Alfa lucha por los derechos de los trabajadores en Rumanía

El centro miembro de EZA está comprometido con la abolición de las condiciones laborales precarias en Rumanía.

Empleados del sector de la construcción en la capital rumana, Bucarest.

Cartel Alfa, una de las organizaciones miembro de EZA, defiende a los trabajadores rumanos frente al gobierno rumano, porque para Cartel Alfa es inaceptable que el gobierno de Bucarest:

  • ignora la ley que establece el salario mínimo y la fórmula gubernamental para calcularlo,
  • aumentó el salario mínimo sólo en un 3,1%, aunque se suponía que iba a aumentar en un 8%,
  • congela los aumentos salariales prometidos para muchos trabajadores del sector público,
  • mantiene una tasa impositiva plana que aumenta la desigualdad y una ley que hace casi imposible la negociación colectiva.

A Cartel Alfa le resulta chocante que el salario mínimo neto "aumentado" sea igual a la mitad del valor de la cesta de la compra de una persona. Los salarios mínimos rumanos están por debajo de los salarios de pobreza. La rebaja del valor del aumento solicitado es un escándalo para muchos trabajadores.

Cartel Alfa afirma que la productividad laboral en Rumanía es el 66% de la media de la UE por hora, pero los costes laborales son un patético 35% de la media de la UE. Los trabajadores rumanos no reciben una parte justa de la riqueza que producen. Por ello, no es de extrañar que Rumanía sufra un éxodo de trabajadores cualificados y una emigración masiva.

Cartel Alfa reclama un salario mínimo digno, pensiones justas, servicios públicos de calidad, la liberación de la negociación colectiva, una fiscalidad justa y la correcta aplicación de la legislación.